21:17

Malo,malo eres....



Gracias a nuestro amigo
Destructor de Mitos.
Hemos advertido en innumerables ocasiones al panorama venezolano como un laboratorio político de considerable valor.
Nada de lo que hemos visto no se ha observado en nuestros lares.
Una derecha oligofrénica y escandalosamente golpista , genuflexa a intereses extranjeros,y un deplorable régimen populista que tristemente se subroga el derecho de llamarse "socialista".
En el fondo,los ciudadános.
Los términos "liberal","centro"(un invento semántico),y "socialismo" o "izquierda",son metidos en una licuadora mediática y desparramados ante las poblaciones,que,sin tener otra alternativa,se disponen a beber del jugo alegremente.

VT Suena Mal debe aportar el pensamiento de quienes lo hacen mucho mejor que nostros,en tanto confirman nuestro rumbo,y mantienen en paz nuestras conciencias.
Se trata amigos de Michel Onfray...

¿Dónde está la izquierda? Asunto de actualidad, por cierto, pero también asunto fundamental. ¿Cuándo apareció? ¿Dónde está? ¿Qué la define? ¿Cuáles son sus luchas? ¿A qué se parece su historia? ¿Y los grandes nombres? ¿Sus luchas más célebres? ¿Sus fracasos, sus límites, sus zonas oscuras? El socialismo, el comunismo, el estalinismo, el trotskismo, el maoísmo, el marxismo-leninismo, el social-liberalismo, el bolchevismo forman parte de ella, desde luego. ¿Pero qué tienen en común Jaurès y Lenin? ¿Stalin y Trotsky? ¿Mao y Mitterrand? ¿Saint-Juste y François Hollande? En teoría: el deseo de no tolerar la pobreza, la miseria, la injusticia, la explotación de la mayoría por un puñado de poderosos. En la práctica: la Revolución Francesa, 1848, la Comuna, 1917, el Frente Popular, Mayo del ’68, París de 1981 a 1983... Pero también, en su nombre: el Terror del ’93, el Gulag, Kolyma, Pol Pot. Esa es la Historia: pulsión de vida y pulsión de muerte entremezcladas.

¿Y el espíritu de la izquierda? Si la juzgamos por sus logros en la historia de Francia, igualdad jurídica de los ciudadanos en 1789: judíos y no judíos, hombres y mujeres, blancos y negros, ricos y pobres, parisienses y provincianos, nobles y plebeyos, hombres de letras y artesanos; fraternidad social de los trabajadores: obras comunitarias y trabajo para todos en 1848, semana de cuarenta horas y vacaciones pagas en 1936; libertades ampliadas de la mayoría después de las barricadas de Mayo del ’68. Esas conquistas se derivan del uso de la fuerza y de la potencia del genio colérico de la revolución. Esa energía que recorre aquellos tres siglos constituye lo que yo llamo la mística de izquierda. Una fuerza arquitectónica que sentimos dentro de nosotros mismos o no, y a la que adherimos o no. Surge menos de una deducción racional que de una situación epidérmica con relación a nosotros mismos: también allí el psicoanálisis existencial podría dar cuenta de la presencia del hálito en nosotros mismos... o de su ausencia... (...)

Desde Mayo del ’68 no ha salido a la luz ningún valor nuevo. Además, parece que el crepúsculo ha caído sobre la moral en su totalidad. Hemos rechazado la de papá, la instrucción cívica del bisabuelo, nos hemos burlado de una buena cantidad de referencias éticas, hemos criticado los tiempos pasados –la obediencia, el aprendizaje, la memoria, la ley–, nos hemos reído en presencia de las viejas reliquias –la Nación, el Estado, la República, el Derecho, Francia–, hasta que un día descubrimos, delante del televisor, a qué se parece nuestra época: a la mala cara del día después de la fiesta.

Terminemos con esta realidad miserable. Intentemos más bien la reconquista gramsciana de la izquierda, muerta por su renuncia a las ideas a fin de venderse ventajosamente al mejor postor dispuesto a permitirle disfrutar una vez más de los palacios presidenciales o de las prebendas del poder en la república. Hay ideas que permitirán resolver los problemas contemporáneos que enfrenta la izquierda en los campos ético, político y económico.

Estas líneas pertenecen a La potencia de existir. Manifiesto hedonista, del filósofo francés Michel Onfray, que Ediciones de la Flor distribuye por estos días en Buenos Aires.

Ponele.

Comments (12)

OK, offtopic pero... buen fin de año y mejor comienzo, don Camisay.

Hola Cine
Ya vé uno es medio zapallo para estas ocasiones,pero en su nombre un saludo bloguero a tuitos los lectors,amigotes,nuevas ex-amantes,futuros enemigos y porque no a los que nada tienen que perder.....

Vivan Los Blogs!!!!!

Martin - Destructor de Mitos

27 de diciembre de 2007, 3:09

Las ideologías no existen, sólo existen personas con ideas.

Bye-bye!

Martin - Destructor de Mitos

27 de diciembre de 2007, 3:10

y me faltó decir: "... personas con ideas e intereses".

"Las ideologías no existen, sólo existen personas con ideas. "

Es algo como decir...

"las tortas de chocolate son asi porque tienen chocolate"

"todo junto se escribe separado y separado se escribe todo junto"

Dale Che esmerate un poco y pensá algo coherente,o estás ya superchupadazo por las fiestas?

Besitos.

Martin - Destructor de Mitos

28 de diciembre de 2007, 3:03

No me pidas coherencia en estas épocas.

Igualmente, ya expresé varias veces que para mi, la división entre izquierda y derecha ha perdido sentido. Hoy la división es otra: controlistas versus descentralista, o algo así.

Saludos!

Si la división entre derecha e izquierda ha perdido sentido, por lo menos recuperemos lo que en el artículo se nombra como la "mística de la izquierda". ¿O acaso alguien se imagina a los Vecinos PRO tomando la Bastilla por algo que no sean sus plazos fijos en dólares?

Asi es Crítico Nº 2.Adherimos.
Saludos a Nimo (Critico Nº 1??)

Ponele.

Martin - Destructor de Mitos

30 de diciembre de 2007, 20:28

Crítico Nº2, he ahí el problema: los vecinos. Macri es consecuencia, no causa.

Cambiando el eje, no deberíamos olvidarnos de lo que vino después de la toma de la Bastilla y todos los esos hermosos ideales.

Hola. Francamente (muy) malo el texto de Monsieur Onfray. Interesante, en cambio, el video sobre el Ministro Carreño y su corbata Luis Vuitton.
Este tipo de argumentación ad hominem es, según creo, perfectamente legítima y no-falaz.
Saludos,
Carlos

Hola Carlos.
Le parece malo eltexto de Onfray...ok es muy aceptable.
ahora.....
PORQUE le parece malo?
Onfray (y no lo defendemos aclaro),ha echo un ejercicio intelectual.
Usted podría hacer el suyo?
Tiene todo el espacio del Blog,escriba todo lo que le plazca,con plena libertad,hágalo desde las visceras.....pero hágalo.

Solo una invitación a poner el mate en movimiento.
Sea la ideología que sea,aca es bienvenida.

Abrazo!!!

Marcelo.

Estimado Marcelo:
Era simplemente una observación. Como ejercicio intelectual, lo de Onfray me parece un pobre ejercicio.
Pero es sólo mi punto de vista.
Como yo no lo podría hacer peor (ni mejor!), sugeriría, para quien esté interesado en pensar sobre estos temas en serio, un libro (ya algo viejito, y un poquitín desactualizado, pero todavía vigente):
Maurice Dobb (1967)"Argument on Socialism", London: Lawrence & Wishart.
(en castellano (1968) "Argumentos sobre el Socialismo", Madrid: Ciencia Nueva).
Un cordial saludo,
Carlos