19:07

Olmedo.

Ese día fué un domingo.En Mendoza había una sala de ensayos en el subsuelo de la Galería Comercial Tonsa, el corazón de la ciudad.La regenteaba quien fué mi profesor de música, Dante, a quien admiro y quiero mucho.
Llegaba temprano para estudiar batería y al mediodía salía a almorzar algo, o caminar un rato para volver a tocar.
Me encantaba porque estaba solo, y sencillamente me atraen mucho las ciudades vacías.Mendoza ese día estaba recién despertándose.
Elegía un Domingo a la mañana porque desde siempre la soledad me hace bien y realmente la disfruto.
No encuentro la razón de tal comportamiento hasta el día de hoy,seré sincero.
Tenía 21 años, la música invadía mi vida, me completaba, estaba felíz.
Como ahora, tal vez será asi siempre.
A unos cientos de metros está el centenario diario "Los Andes", donde se colgában en las pizarras las noticias del día y los acontecimientos urgentes.

Cuando miré a la distancia obervé que habían muchas personas leyendo , un número muy grande para esa hora.
-Algo pasó- me dije , -y es grosso-

Al volver, entré a la sala, miré la batería, los equipos, y en la pared entre fotos de bandas, chicas, avisos y demáses, resaltó como nunca antes ese Capitan Piluso que seguía ofreciéndome su sonrisa, con un vaso de leche en su mano, la remera a rayas y su gomera destartalada.
Confieso que sacar esa foto para ubicarla en un mejor lugar fué el único acto de cariño y agradecimiento que le ofrecí al Negro.

Comments (4)

Ya pasaron 20 años...y sigo preguntandome: porque?
Recuerdo la epoca de Alvarez y Borges. Creo que en ese entonces salia al aire por Canal 11 los viernes a la noche. Los viernes en casa se cenaba temprano...nada ni nadie nos podia hacer perder al Negro y su maravillosa capacidad de improvisacion.
Como cada año...Negro GRACIAS.

"Confieso que sacar esa foto para ubicarla en un mejor lugar fué el único acto de cariño y agradecimiento que le ofrecí al Negro."

Este es el segundo...

Saludos,

Gustavo.-

Primo un placer que sus ideas queden en el Blog.

Gustavo
Claro! el escrito bien podría ser el segundo acto de cariño a Rucucu.
Gracias por avisparme.!!

No pasa mucho tiempo sin que alguna frase por el acuñada, o un gesto, o un recuerdo me lo traiga al presente y me provoque extrañarlo como a un amigo querido. Tal vez por las interminables carcajadas que me saco a lo largo de los años y que aun me saca cuando veo No toca botón o alguna peli. Negro, te extrañamos...