19:03

A un millón de sueños luz




disfruta mi desierto
te regalo mi ausencia



la esperanza de los barcos en la luz del faro,
el viaje inagotable,
las sirenas
lo infinito de las interpretaciones
cuento granos de arena
cada gaviota escucha su música
mis mensajes en botellas,
arriban al muelle puntualmente
el viento,
en tanto
se entretiene
en playas esmeralda

esta tierra no es redonda
una tempestad se avizora,
hay que entenderla
y una distancia más pequeña entre paz y silencio
es tu esplendor
cimentar castillos en el aire,
será mejor desarmarlos
soñar cosas que siempre fueron
adivinar una sombra,
de lo que siempre somos


disfruta mi desierto
el horizonte es azul



la bruma me importa  poco
tu látigo si
como he dicho antes,
debo volver al mundo de los vivos
con esta sabiduría egoísta
prefiero devorarme la existencia,
antes de escapar,
y dibujar mi vida humana,
con los dedos del pintor
quiero expresar,
que renacerán en otra vida
acaso al mirar hacia arriba,
encuentre el resplandor de la luz de tu rostro


disfruta mi desierto
son plegarias y distancias



pido
que entren todos los mundos en el mundo
lograr el frenesí ,
envejecer
más allá del idioma
más allá de la quimera,
transcurren muchos años
los necesarios,
para aprender
¿cómo llegar al final del umbral?

una silenciosa sombra,
se hace evidente
quizá hubiera querido escapar
sin embargo,
abraza el agua del cielo
y vuelve a recordar
todos los besos de su padre

prefiero
la mano dando vuelta la página,
el camino a Tanti,
el alba,
decirlo todo,
desdibujar los límites,
enfrentar al sol,
modificar tu pelo,
reflejar otras colinas
y entenderé todo esto,
solo cuando pueda extraviarme en un poema de Poe


disfruta mi desierto
es todo lo que tengo



Marcelo Camisay
Febrero de 2017

Comments (0)